fbpx

Año nuevo, vidas nuevas

Los comienzos de año suelen ser muy ambiciosos en cuanto a propósitos se refiere. Tenemos por delante un año con la agenda en blanco y, todos los objetivos que escribamos ahí, el papel nos los va a soportar, como bien sabemos.

El secreto (si es que lo hay) para elegir propósitos positivos y ser consecuente con ellos es conseguir conectar con aquellos que nos remueven la conciencia y nos motivan… de lo contrario, a los cuatro días los vamos a olvidar en un cajón con la correspondiente insatisfacción por la falta de insistencia y disciplina. Si creemos realmente en lo que queremos lo tendremos muy fácil para tener esos objetivos presentes en la mente y llevarlos a término, es decir, si me motiva me inspira y si me inspira me hará feliz el camino.

Quizás la clave es focalizarse en el resultado que va a mejorar nuestra versión actual. Y esa debe ser la fuente de motivación, que nos ayudará a superar en esa travesía los retos que en el día a día suelen resultar solitarios y aburridos.

Este momento pasará y debemos estar preparados

En estas circunstancias de inmediatez en las que hemos renunciado a hacer planes a largo plazo por la incertidumbre que nos rodea, lo más sensato es proponernos objetivos alcanzables y realistas. El primer escenario que deberíamos abordar es la salud porque esa es la base de todo. Y nos preguntamos ¿qué es lo que podemos hacer nosotros en nuestra casa y con las limitaciones actuales? Aunque no lo creamos, nuestra aportación puede ser extraordinariamente importante si nos concienciamos de tal misión y nos responsabilizamos en materia de prevención en determinadas áreas clave.

Cómo cuidarse durante el Covid19

«Somos lo que decimos que somos». Además de las medidas sanitarias frente al covid-19 que ya todos conocemos como la distancia de seguridad entre personas, el uso de mascarilla, la higiene de manos y la ventilación de espacios también existen otros factores para mejorar nuestra calidad de vida y elevar nuestro grado de satisfacción y salud en general. Los clasificamos en tres :

Cuida la alimentación durante el coronavirus

Siguiendo una dieta sana y evitando alimentos no saludables que se convierten en un exceso de calorías que de forma continuada elevan los factores de riesgo cardiovascular y acaban provocando enfermedades asociadas a la obesidad.  Aquí se tiene que incorporar la dieta mediterránea a nuestra forma de vida actual y el consumo de frutas y verduras a diario, además de pescado, carne, cereales, legumbres, lácteos y huevos.

Hoy en día los alimentos han evolucionado y se han creado nuevas presentaciones que permiten comer sano en casi cualquier lugar. Ya no hay que estar en casa para alimentarse bien. Los platos preparados suelen inspirarse en nuestra cocina mediterránea tan rica y variada y ,además, han aparecido en el mercado presentaciones de snacks saludables para completar esa comida y/o sustituir la merienda, hechos a partir de frutas naturales que conservan todas sus propiedades originales. La tendencia del real food se impone y cada vez más los alimentos se tienen que parecer en aspecto y sabor a su materia prima de origen.

Hacer actividad física

Realizando ejercicio de forma habitual como indican las guías médicas. Esto nos permitará hacer gasto energético y consumo de glucosa en sangre favoreciendo el funcionamiento del metabolismo y también protegiéndolo por más tiempo de enfermedades asociadas al sedentarismo.

Presta atención a tu salud mental

“Men sana in corpore sano” se dice. La salud emocional se trabaja también y consiste en hacer un esfuerzo constante por dar actividad intelectual a la mente para que se mantenga ágil y operativa. Un estado mental positivo y feliz es una dosis de energía para todo el organismo y, aunque esa persona tenga las dolencias propias de la edad, va a saber encarar y resolver con mejor actitud cada reto nuevo que se le presente.

Si no propósitos buenos, ten los buenos de siempre

Como decíamos al inicio, ahora en estas fechas puede que nos planteemos muchos fines por alcanzar a lo largo del año.Quizás debiéramos establecer al menos unas bases inamovibles y que este planteamiento de cuidarnos siempre estuviera ahí. Y si por ser dejar de ser novedoso perdiera fuerza con el tiempo, que al menos cada comienzo de año nuevo sirva para recordárnoslo otra vez a tod@s.

Abrir chat